jueves, 12 de noviembre de 2009

Cómo distinguir el Software del Humo

0 comentarios
 
Puede parecer una chorrada, pero el hecho es que cada vez estoy más convencido de la necesidad de crear un algoritmo capaz de determinar la cantidad de humo existente en un proyecto software. De hecho, si lo pensamos bien, el software y el humo son ambos elementos inmateriales que, vistos desde la distancia, pueden resultar muy difíciles de distinguir. Así que me he puesto manos a la obra.

Como ingeniero informático, soy perfectamente capaz de escribir un análisis de datos técnicos que nadie entienda, pero como aquí el objetivo es divisar el humo, le voy a dar a la fórmula un enfoque más mundano, para que la entiendan incluso los gerentes. Ahí va la definición de factores:

Factor A: ¿ Existe una web del producto, donde se describan claramente sus funcionalidades ?
Puntúa de 0 a 10, donde 0 = no hay web, y 10 = la web existe y es cojonuda

Factor B: ¿ La web contiene capturas de pantalla donde puedas hacerte una idea rápida ?
Puntúa de 0 a 10, donde 0 = no hay capturas, y 10 = las hay y molan

Factor C: ¿ Puedes conseguir fácilmente una demo del producto ?
Puntúa de 0 a 10, donde 0 = no hay demo que valga, y 10 = la hay y es fácil obtenerla

Factor D: ¿ La demo es completa, con todas las funcionalidades, o es una versión capada donde no puedes hacer casi nada ?
Puntúa de 0 a 10, donde 0 = te he dicho que no hay demo, y 10 = la hay y puedes hacer de todo en ella

Factor E: ¿ Te han enviado un tío con corbata y americana para convencerte ?
Puntúa de 0 a 10, donde 0 = el tío era un pijo pedante que sólo soltaba siglas que no entendías, y 10 = era un tío competente que sabía lo que hablaba

Factor F: ¿ Cómo se financió el desarrollo del producto ?
0 = Pillaron una subvención (eso huele a humo más que una hoguera)
5 = Con aportaciones externas de capital
10 = Con recursos propios

Factor G: ¿ Existen referencias contrastables de implantaciones exitosas ?
0 = Ni rastro de eso
5 = Hay algunas
10 = Con la gente que lo ha comprado, tiene que ser la ostia

Factor H: Pide un presupuesto de implantación, que incluya despliegue y formación para ti y/o tus técnicos. ¿ Cuanto te quieren clavar ?
0 = Más de 50.000 euros (el producto no existe y te lo quieren hacer a medida)
10 = Menos de 3000 euros (el producto existe y te van a cobrar los servicios)

Porcentaje de Humo = 100 – (A + B + C + D + E + F + G*2 + H*2)

Como consumidor te recomiendo que apliques la fórmula a rajatabla cada vez que te plantees implantar un software, no vaya a ser que estés comprando humo :-)

Copyleft: Eres libre de distribuir y reproducir el contenido de este artículo, total o parcialmente, por el medio que quieras, faltaría más.

Leave a Reply